Estudian los efectos de los foros de integración regional en la agenda pública

Docentes de nuestra Facultad y de Ciencias Económicas estudian la interacción en el Consejo Regional integrado por foros de universidades, empresarios, trabajadores y diferentes organizaciones de Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe.

Investigadoras de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) estudian la construcción de la agenda pública en la provincia de Santa Fe a partir de la interacción de las organizaciones que conforman el Consejo Regional de la Sociedad Civil de la Región Centro. El Consejo está compuesto por diferentes foros de universidades, empresarios, trabajadores y diferentes organizaciones. “Una de las preocupaciones era ver cómo era la dinámica de los diferentes foros, el delineamiento de algún tipo de política o proyecto en conjunto con los estados provinciales, y cuáles eran las causas por las cuales algunos foros funcionaban y otros se habían quedado a mitad de camino”, explicó Mónica Priotti, docente e investigadora de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNR, responsable de la investigación de la que también participan docentes de la Escuela de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNR.

El área temática de la investigación comprende el campo de la sociología política, aunque también trabajan en cuestiones vinculadas a la administración pública. “Nuestro interés comienza en una primera instancia en cómo se va conformando la Región Centro. A medida que va avanzando el proyecto empezamos a ver cómo se va conformando la región en términos de las organizaciones o los distintos mecanismos institucionales de la región que es el Consejo Regional de la Sociedad Civil. En ese marco hay un tema específico que es el de las organizaciones de la Sociedad Civil que trabaja Luciana Araya, graduada de Ciencia Política”, señaló Priotti.

La especialista planteó que en primer lugar debe hacerse una reseña de cómo se construyen los procesos de regionalización en la Argentina y particularmente el caso de la Región Centro. Según Priotti, “es un polo muy importante en términos de producción tecnológica, de producción primaria, de exportaciones. De hecho, el foro de empresarios motorizó históricamente este foro tanto en la Bolsa de Comercio de Rosario como en la de Santa Fe”.

Una de las principales preocupaciones del estudio era conocer cómo a partir de esta dinámica algunos foros despegaban mucho más rápido, cómo se podían hacer políticas de integración de las tres provincias que conforman la Región Centro en el caso de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos. “Lo que pasa que es que esto está muy vinculado a los cambios políticos, a la relación con los gobiernos nacionales, y cómo se va manteniendo a lo largo del tiempo. De hecho, hoy la provincia de Santa Fe tiene la presidencia del Consejo de la Región Centro y estamos motorizando con políticas activas básicamente del sector productivo”, precisó la investigadora de la UNR.

En función de ese objetivo, Priotti destacó que aquellas organizaciones del ámbito privado, en términos de procesos y productos, son las que más resultados pudieron ver en la participación de los foros, mientras que en las Universidades se avanzó con el tema de educación en su conjunto. “Poder armar programas en conjunto depende de la voluntad de las organizaciones, de la capacidad política del propio foro”, indicó la investigadora.

-¿Cómo se da la articulación de los actores de la sociedad civil?

-En el foro empresario ha habido una buena articulación entre los estados provinciales. No es algo que se extienda a todos los foros y a todos los ámbitos. Y las organizaciones al interior de los foros lógicamente está muy permeada por la desigualdad. No todas tienen el mismo poder de incidencia política y económica.

-¿Hay una multiplicidad de intereses?

-Sí, multiplicidad e intereses que se van superponiendo. Esto se ve reflejado en el tema de la construcción de la agenda pública y tiene que ver con cómo los temas que aparecen como importantes pueden convertirse en temas de agenda. La gran pregunta sería, ¿los foros los toman, es un tema planteado desde el Ejecutivo que observa? Son cuestiones interesantes porque también tiene que ver en la construcción de cómo se puede pensar la política en términos de la participación, en términos fraternos, de necesidades. Se supone que los foros permiten la participación de los organismos de la sociedad civil, de la ONG, del tercer sector. Cómo se viabiliza y llega a esos foros, y cómo a partir de esa problemática forman parte o no de agenda pública o de la agenda del Ejecutivo, es todo un tema.

-¿Cuáles son las limitaciones que existen en la articulación de las organizaciones sociales para que se convierta en agenda?

-Por un lado la desigualdad entre las organizaciones que participan en los foros, y por otra parte se abre la posibilidad de la participación de las organizaciones de la sociedad civil del sector empresarial en la co﷓construcción de políticas públicas, lo cual no implica que los estados provinciales estén preparados para incluir en la agenda gubernamental las cuestiones que se plantean en el marco de los foros. Uno de los temas que se plantea en los papers de ciencia y técnica es la institucionalización del lobby; donde en definitiva, en el marco del funcionamiento de los foros, hay ciertas organizaciones que terminan siendo predominantes y eso se sabe que es así. De alguna manera, transparentar las relaciones de poder que se tejen al interior de los foros es un puntapié inicial para que tenga éxito. Si no hay un interés estratégico del Estado, si no es un motorizador, posiblemente sea mucho más difícil poner en agenda ciertos temas sobre otros.

-¿Cuál es la posición principal que tiene que tomar en esa dinámica?

-Nuestra posición es que el Estado, que es el gran articulador, no puede perder el control. Y si hacemos un poco de historia, de cómo van apareciendo estas cuestiones a lo largo del tiempo, muchas veces van reemplazando acciones que eran propias de los estados y que no daba cuenta entonces que los foros y distintas organizaciones cumplen un papel importante. Pero de ninguna manera uno puede pensar que el Estado se tiene que correr, tiene que articular, lograr la participación de actores estatales y no estatales.

-¿Qué caso se podría tomar para dejar en claro la desarticulación del Estado?

-Uno de los ejemplos más claros es el tema de los regímenes impositivos. Sigue costando mucho hacer programas en conjunto entre las provincias, no sólo plantear el programa, sino sostenerlo en el tiempo, cómo pensar la política pública a lo largo del tiempo. El otro tema es el de los regímenes laborales, no hay una cuestión armonizada salvo las que son de carácter nacional y que se cumplen, pero las de las provincias tienen diferencias.

-¿Cuáles serían los mecanismos que hay que aceitar para que tengan una participación y que tengan un poder de decisión más fuerte?

-Las organizaciones que participan de los foros deben ver resultados en términos de procesos y productos. Que las reuniones se sostengan a lo largo del tiempo y que haya un interés del Estado de acompañarlos es fundamental para que sigan adelante, porque cuando uno está en el proceso y no ve algo tangible, palpable, que de alguna manera alimente su propio interés personal o altruista para la sociedad, es muy difícil seguir adelante. También es muy onersoso para las organizaciones de la sociedad civil con poco poder adquisitivo sostenerse a lo largo de estos procesos de co-construcción. Y por otro lado, está el tema de la legitimidad de la cual gozan estos espacios para las organizaciones. El hecho de que convoque un Poder Ejecutivo en relación a su color político puede influir en que algunas organizaciones participen y otras no, pero esa es una limitación con la que sabemos que vamos a contar y con la que hay que trabajar.

Por Victoria Schmuck y Cristian Azziani: Integrantes de la Dirección de Comunicación de la Ciencia-UNR

Fuente: Página/12