Una época a través de publicaciones

Investigadores de nuestra Facultad analizan los posicionamientos que diversos referentes de la sociedad local dejaron plasmados como huellas en las publicaciones gráficas sectoriales o generalistas del período 1955 – 1969. A continuación compartimos una nota publicada en Página/12 sobre esta investigación.

Explorar el universo de publicaciones que circularon en Rosario entre 1955 y 1969 es objeto de estudio de una investigación de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). La investigación se basa en el rastreo de órganos de difusión del campo político, sindical, religioso, universitario, diarios de interés general, magazines y revistas literarias que transitaron por la ciudad en esa época. “El objetivo es analizar los posicionamientos que los diversos referentes de la sociedad local dejaron plasmados como huellas en las publicaciones gráficas sectoriales o generalistas del período, donde apreciamos que la politización, la polarización ideológica fue la marca de la época”, indicaron los investigadores Myriam Stanley, Mirta Moscatelli, Alberto Pérez, Mariana Busso y Lautaro Cossia, responsables del proyecto, a quienes auxiliaron Natalí Carattoli y Agustín Stojacovic.

Los docentes que llevan adelante este proyecto, que pertenecen a la cátedra “Procesos de Modernización I” de la carrera de Comunicación Social, explicaron que se pretendió analizar el rol que asumieron dichas publicaciones en tanto “testimonios y componentes protagónicos de una época tensionada por disputas políticas, conflictos sociales y posiciones ideológicas que cruzaron la producción intelectual”.

Los investigadores detallaron que “el período elegido está enmarcado entre dos momentos trascendentes de la historia política argentina: la caída del peronismo en 1955 y la agudización de las luchas políticas y sociales de finales de los `sesenta`. Pero es también un tiempo de renovación de las ciencias sociales, con una fuerte impronta por la jerarquización de la enseñanza y la investigación científica, y un arduo proceso de transformaciones socio políticas, marcadas a fuego por la Revolución Cubana de 1959 y la radicalización de las expectativas de transformación social en todo el continente”.

Una de las publicaciones analizadas corresponde al campo literario e intelectual rosarino. Una de ellas, la revista Setecientosmonos que fue publicada entre 1964 y 1967, años en los cuales aparecieron 10 números. “Esta periodización y el análisis de la revista suponen reconocer la dimensión significante de sus páginas y la imbricación de esos discursos con las prácticas y conflictos sociales que enmarcaron la circulación de las ideas”, contó Busso. “Las consideramos no como un mero testimonio sino como un actor imbricado en un determinado contexto social y político que cumple un rol, analizamos la manera en que el funcionamiento de la sociedad y las instituciones tienen que ver con la asistencia de los medios masivos”, agregó.

Asimismo, la investigadora destacó que “se veía al intelectual de la época comprometido, que no podía disociarse de lo que estaba sucediendo, ya sea a través de sus silencios o compromisos, asumía e invitaba a asumir una determinada posición”.

Por otra parte, se trabajó con publicaciones académicas como El Anuario del Instituto de Investigaciones Históricas, la Revista del Instituto de Investigaciones Económicas y la Revista de Derecho Internacional y Ciencias Diplomáticas, donde “se evidencia la discontinuidad política que se vivía en esos años y un cambio en las temáticas, aparecen la Guerra Fría, la Alianza para el Progreso, la Revolución Cubana, las tendencias desarrollistas en materia económica, así como una renovación metodológica en los estudios históricos”, desarrolló Stanley, quien reconoció en las publicaciones del ámbito de la universidad un reflejo de esas interrupciones políticas.

El campo de la iglesia y sus publicaciones también formaron parte de esta investigación. Moscatelli remarcó que “la conflictividad de la época también provocó tensiones importantes en la Iglesia Católica, atravesada por una fuerza renovadora que estaba en línea con el Concilio Vaticano II (1959 1965) y, en Argentina, por la lectura revolucionaria de la doctrina eclesiástica que realizó el Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo”.

La docente explicó esta etapa histórica en la ciudad: “A escala rosarina, en marzo de 1969, el descontento ante una realidad institucional que no se ajustaba a las responsabilidades sociales asumidas por la nueva Iglesia provocó la renuncia de una treintena de sacerdotes. La revista Momentos, aparecida en septiembre de ese mismo año, constituyó una respuesta conservadora a esa creciente conflictividad religiosa”, puntualizó la investigadora.

“Esta revista es coyuntural, no tiene continuidad y ejerce una función disciplinadora y pedagógica, en varios casos amenazaban con vulnerar los límites establecidos por los cánones de la institución. Por lo tanto, la experiencia de un cura guerrillero, que apelaba a las armas para embestir contra el orden dado en pos de un mundo más justo adquiría una relevancia inusitada y, en lo esencial, una profunda renuencia por parte de quienes consideraban que “la violencia no es evangélica”, agregó.

Para Moscatelli, “el estudio de esta revista permitió analizar un contexto donde el fino límite trazado entre política y religión parecía disiparse, encendiendo luces de alarma en la jerarquía eclesiástica. En tal sentido, la publicación de Momentos salió al cruce de quienes querían modificar los criterios pastorales ofreciendo un medio “para la información, para la acción”, y en claro contraste con el posicionamiento asumido por las revistas Boom y Primera Plana y por los diarios La Capital y La Estrella (éste último de la ciudad de Cañada de Gómez), en los cuales se evidenciaba una actitud favorable a la visión de los “curas renovadores”.

Por último, desde el ámbito productivo, se analizó la Revista de la Sociedad Rural de Rosario entre los años 1955 y 1958. “Esta publicación, que tiene la dureza de lo específico, estaba claramente identificada con la ciudad y su región a partir de sus intereses sectoriales que la llevaron a reclamar una serie de obras claves para el sector agropecuario. La cuestión peronista aparece como una problemática en relación a la cual se evidencia una toma de posición marcada a lo largo de sus páginas, donde es clara una definición política centrada en la crítica al intervencionismo estatal y una explícita adhesión al gobierno de la Revolución Libertadora”, analizó Pérez.

El investigador destacó que en esta revista “se percibe el énfasis en la modernización, tomando el discurso desarrollista imperante en esos años, aunque su entusiasmo se circunscribe al área de su interés: lo tecnológico, lo productivo y el reclamo de la tecnificación de las actividades agropecuarias, carencia de la que se responsabiliza a las políticas peronistas precedentes”. Pérez reconoció que en las publicaciones del sector productivo está ausente la mujer, protagonista de la época.

A modo de conclusión, los investigadores reflexionaron: “Es una época marcada por diferentes posturas y tensiones, la flexibilización de algunas cuestiones como la de los curas obreros, lo que provoca este movimiento, que el sacerdote tenía que trabajar y estar cerca de los pobres. También, el fantasma de la revolución y la idea del intelectual comprometido con la revolución, y si es necesario debe llegar a las armas”.

Stanley, directora del proyecto resaltó la importancia de esta investigación ya que “buscamos un enganche de la historia y de lo comunicacional y se invita a los ayudantes comunicadores de la cátedra a participar y a formarse, lo que consideramos fundamental en una cátedra”.

Por Silvana Di Stefano: Integrante de la Dirección de Comunicación de la Ciencia-UNR

Fuente: Página/12