De medios y lectores: nuevos vínculos en los diarios digitales.

*Entrevista a Natalia Raimondo Anselmino

¡Envía tu comentario!, ¡Responder a este comentario!, ¡Denunciar este comentario! ¡Califica esta noticia!, “Noticias más leídas”, “Más comentadas”. Son las voces con las cuales los diarios online,  casi  a gritos,  invitan a sus lectores al  “diálogo”.

«El vínculo diario/lector en los periódicos online. Análisis de los espacios de intervención y participación del lector en los diarios argentinos Clarín y La Nación», es el título de la investigación realizada por la Dra. Natalia Raimondo Anselmino,  en la que se propuso estudiar  en los diarios Carín.com y La Nación online, lo que ella denomina: espacios de intervención y participación del lector.

Nuevos medios, nuevas relaciones.

La investigadora sostiene que la posibilidad de intervención  del público lector en la prensa escrita, tradicionalmente se encontraba reservada al espacio de “cartas de lectores”, y en los diarios digitales, con los ranking de lectura, foros, chats, blogs y fundamentalmente los comentarios en las noticias, esto se amplifica generando nuevos interrogantes sobre su funciones.

“La pregunta que me hacía al inicio de la investigación, tenía que ver con el  surgimiento de estos espacios, cuál era la necesidad del diario de generarlos y apelar a la participación del lector”, cuenta, rememorando sus primeros pasos  y señala que “por las cosas que comentaban en las noticias y los usos que hacían de estos espacios, tuve la intuición que estas participaciones se distanciaban de lo que esperaba el diario”.

Para Raimondo Anselmino este tipo de “desvío” de lo que el diario esperaba de sus lectores  y lo que éstos efectivamente hacían, se debería en principio al tipo de vínculo dado por el tipo de lectura que propone el diario digital a diferencia del diario papel: “Leer el diario papel no es lo mismo que leer el diario digital, son mecanismos distintos,  a diferencia de la prensa en papel donde la temporalidad de sus noticias, que son del ayer,  apelan más a la razón y  la reflexión  de sus lectores.  En cambio en los diarios online, donde la información es del momento,  casi como “el vivo” de la televisión, apelan más que a la razón a la pasión, produciendo en sus lectores comentarios muchas veces no mesurados en el tiempo y discusiones  no tanto racionales sobre un tema, sino más bien de reacción”.

 

La mutación de los diarios

La investigadora confiesa que analizar este tipo de fenómenos en Internet planteó retos constantes en su investigación, ya que a diferencia del soporte papel, donde sus diseños son más estables, lo digital sufre modificaciones constantemente: “la metodología, fue un desafío por completo, me sentía como en las películas hollywoodenses donde hay un virus terminal y un grupo de biólogos y tecnólogos intentan descifrar su estructura antes de que mute o cambie y mate al escaso porcentaje de la población que quedó vivo hasta el momento;  me pasaba que analizaba un diseño y al poco tiempo volvía a cambiar y modificaba constantemente la modalidad de mi trabajo”.

Frente a esta situación, la solución fue un análisis diacrónico – a través del tiempo – sobre las modificaciones en el diseño de los espacios de participación de cada uno de los diarios,  contemplando desde las primeras versiones digitales por el año 1995 hasta principios de 2011.

“En el período estudiado, Clarín se focalizó  en  el mundo de los blogs, pero por ejemplo, en el marco actual, de cierto desuso de los mismos – debido al incremento en el uso de redes sociales como Facebook y Twitter- podemos decir que están perdiendo este tipo de estrategias con sus lectores, que fueron centrales; ya que los blogs justamente tenían como función primordial establecer un vínculo con sus lectores a partir fundamentalmente de la posibilidad que éstos tenían de generar  blogs desde el mismo diario”.

Sobre La Nación online, Raimondo Anselmino menciona que este diario optó por la opinión de los lectores directamente  debajo de  las noticias “siendo el primer diario del mundo en que permitió esto en todas ellas” y  explica que “a partir de su estrategia cross media, que es un modelo de negocios que consiste en captar comunidades de usuarios específicas a partir de la sinergia de distintos productos o distintos medios de un mismo grupo y  sumado  a que  es el único diario que tiene registro de usuarios, han conseguido tener un lazo  fuerte y sostenido en el tiempo con su público lector”.

Sobre las particularidades de Clarin.com la investigadora manifiesta que “en este diario, a diferencia de La Nación, hasta diciembre del año pasado no se permitían comentarios en las noticias, sólo en aquellas denominadas soft news, es decir,  noticias de deporte o  espectáculos”.

 

Los lectores

Además de estudiar los espacios propiamente dichos e identificar sus estrategias de producción, la investigación también contempla un análisis  del reconocimiento que de estos medios realizan los lectores, a partir de estudiar sus comentarios en noticias publicadas en los mismos diarios; donde la “noticia” eran los rediseños de estos espacios de intervención o los cambios en sus políticas de participación como son el control  y moderación de comentarios.

A partir de aquí la investigadora detecta, en el caso de La Nación, cuatro tipos de lectores: “el primero de ellos es el  lector fiel de este diario, que por lo general ha sido lector de su versión en papel y afín a su línea editorial, que como sabemos tradicionalmente está asociada a una tradición conservadora. Y entre ellos hay dos subtipos, encontraríamos un lector fiel integrado y un lector fiel excluido. Ambos conciben la posibilidad de participar en el espacio de los comentarios como una oportunidad de expresar su función de “ciudadanos”, pero difieren en su vínculo con el diario a partir de sus posturas con respecto a los rediseños de estos espacios” expone y menciona que “para el primero -el lector fiel integrado- estos cambios que permanentemente alteran la interfaz de lanacion.com son parte de un proyecto editorial que busca brindarles lo mejor, mientras que el segundo -lector fiel excluido-, estas innovaciones  las percibe como ajenas a la tradición del diario, manifestándose continuamente expulsado del sitio y no viéndose reconocido en los valores populares y juveniles que, desde su punto de vista, estos  cambios promueven”.

Por otra parte, según Raimondo Anselmino, “hay otros lectores que se suman, no por su adhesión ideológica, sino por otros criterios, que tienen que ver con lo usable de estos espacios, ya que tienen la posibilidad de participar de una forma que no propicia otro diario” y  expresa que “éstos se definen claramente opositores, y  podemos denominarlos como “lectores disidentes”, que son aquellos que por más que participen activamente del espacio de comentarios,  se reconocen a sí mismos como una minoría dentro del diario”.

El último tipo de lector La Naciónonline  es el   lector crítico: “Sería aquel lector  que se enuncia desde  una posición intermedia, no se sentiría representado por la polarización del  lector fiel y  el lector disidente. Sus posiciones suelen ser más moderadas”, según la investigadora.

Para analizar los espacios de intervención de  Clarin.com, la doctora analiza un blog especialmente diseñado por este medio donde se publica información relacionada con la plataforma que puso a disposición de los lectores para la creación de sus propias bitácoras. A partir de éste  también identifica una tipología, pero no serían todos lectores sino “bloggeros”.

“En Clarín encontramos en primera instancia al blogger inquieto,  quien es reconocido por los demás bloggers por su experiencia en distintas plataformas de blogs y de comunidades de Clarín  y se identifica así mismo como un usuario experto, además tiene la particularidad de haber conseguido establecer vínculos cara a cara con otros bloggeros en encuentros presenciales organizados por el diario; el segundo es el blogger aislado o recluido, quien  tiene un blog en Clarín pero que, a diferencia del blogger inquieto, no ha podido establecer relaciones con otros miembros de la comunidad y, por lo tanto, no se considera como  parte de la misma, aunque le gustaría pertenecer.”

También hay un blogger novato que “es aquel que  abre un blog por primera vez y se cataloga a sí mismo como un blogger novato ya que posee pocos conocimientos al respecto y solicita ayuda a los coordinadores de Clarín Blogs y otros bloggers”. Y por último hay otro usuario, que no es Blogger ya  que no ha creado su propio blog, se denomina como lector habitual de blog, “este es un visitante continuo de  los Weblogs de la plataforma del diario, pero no se siente motivado a convertirse en un Blogger, pero sí ha  incorporado a su  rutina la lectura  de estos”.

El camino sobre los estudios del público lector no acaba aquí, nuevas pautas estarían  marcando la evolución de estos espacios de participación a través del crecimiento escalonado del consumo y participación en las noticias mediante las redes sociales Facebook y Twitter, cambios constantes en el vínculo de un ADN de estos medios con sus públicos,  que en palabras de la investigadora: “quienes estamos interesados en estudiar la relación de estos medios con sus públicos nos tendremos que adecuar, porque en el panorama próximo, va seguir mutando”.

 

Para seguir leyendo:

¿Qué te pasa Clarín? Crónica del desarrollo de los espacios de intervención y participación del lector”. Revista L.I.S. “Letra, imagen, sonido. Ciudad mediatizada” Nº 5; Marzo-Junio 2010. Universidad de Buenos Aires.

“Un repaso por los estudios sobre la prensa online en el ámbito académico nacional”. Revista Question N° 33, Publicación Académica dela Facultadde Periodismo y Comunicación Social dela UNLP, 2012.

“Discurso y mediatización: para un análisis no intencional de las estrategias discursivas”.  en FAUSTO NETO, Antonio y VALDETTARO, Sandra (directores) Mediatización, sociedad y sentido: Diálogos entre Brasil y Argentina, Universidad Nacional de Rosario, Agosto 2010.

 

*Natalia Raimondo Anselmino es Licenciada y Doctora en Comunicación Social por la UNR. Docente en la cátedra de Lenguajes III de la Licenciatura en Comunicación Social, además es integrante del Centro de Investigaciones en Mediatizaciones. Se especializa en el área de los estudios socio-semióticos sobre medios de comunicación, procesos de mediatización y, especialmente prensa online.

 

Nota realizada por la Dirección de Comunicación de la Ciencia – UNR
Facebook: /DireccionDeComunicacionDeLaCienciaUnr
Twitter: @ComCienciaUNR