Radio para la inclusión social

El viernes 16 de marzo, el labso se llenó de vida. La energía de las cuerdas vibrantes del grupo de radio para la inclusión social, se sintió en toda la siberia. El proyecto que busca fomentar la inclusión, la participación, el desarrollo de la voz propia y la puesta en valor de la diversidad en palabras. 

Este es un proyecto de extensión de la Facultad y de la carrera de Comunicación Social hacia toda la comunidad. Durante 2011, en conjunto con un grupo de personas que se conocieron en la Casa del Paraná (institución que «tiene como fin la inclusión  social y laboral de personas que padecen sufrimientos psíquicos crónicos»), un grupo de coordinadores dieron vida a un proyecto que busca generar un espacio para quienes hasta ahora no han podido expresarse. Así, con la radio como instrumento y salir al aire como objetivo del 2012, el viernes retomaron las actividades.

El reencuentro para algunos y primer acercamiento para otros, comenzó con un recorrido por todo el espacio comprendido por la facultad de Ciencia Política y RRII. Una vez reconocido el espacio, comenzaron las actividades para relajar el cuerpo y aflojar las gargantas. La terraza del primer piso, justo al lado del laboratorio de sonido, fue el lugar ideal para esta actividad. En ronda y también agrupados de a dos, todo el equipo logró distenderse y generar el clima ideal para conocerse un poquito más  y empezar a prepararse para el micrófono.

El contacto con el micrófono fue valorado positivamente por cada uno d elos participantes. Quienes volvían después del receso, encontraron algo que, admitieron después, esperaban con ansias. Por su parte, los más principiantes, se sintieron muy a gusto y cubrieron las expectativas que los participantes del año anterior les habían generado.

Así, en un ambiente de alegría, la jornada del viernes 16, no pasó inadvertida para la «Siberia» ni para cada uno de los que hacen este taller. Por eso, cada semana se renueva el compromiso y las ganas de buscar nuevos espacios, abrir más puertas y dar a conocer muchas nuevas voces que cambien la sintonía conocida. Una voz sólo cobra vida cuando existe alguien que la escuche en alguna parte.