La Asignación Universal por Hijo en foco

Rubén Lo Vuolo, economista, fundador del Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (Ciepp) y presidente de la Red Argentina de Ingreso Ciudadano (Redaic), estuvo presente en el Congreso sobre Democracia para dictar la conferencia “Democracias y políticas sociales en América Latina”.

La misma se llevó a cabo el día jueves 6, en el aula 103, y giró en torno a un análisis de Lo Vuolo acerca de las políticas sociales en América Latina. Para eso, se realizó primero una aproximación al concepto de Procesos de Modernización Conservadora de Barrington Moore, que fue utilizado por Gino Germani para entender los procesos de modernización en las democracias de Latinoamérica. Democracias que, en calidad de de Democracias Electorales Estables, son fenómenos recientes y que se desarrollan en un proceso de constantes crisis de incorporación.

Ya entrando en el plano de las políticas sociales, Lo Vuolo destacó una serie de características que le son comunes a las distintas políticas en el cono sur: poseen sistemas fiscales no retributivos, se reconoce una ola de reformas privatizadoras y surgen nuevos programas de transferencias monetarias condicionadas para familias con menores  a cargo, que buscan reducir la pobreza a corto plazo y cortar la herencia de la misma a largo plazo.

Sobre esta última característica Lo Vuolo trabajó con el caso de la Asignación Universales por Hijo (AUH), para utilizar un ejemplo conocido por los asistentes. A estas Asignaciones, el economista valoró el hecho de que revaloricen el rol de las mujeres y madres al hacerlas responsables de garantizar que se cumpla con las condiciones establecidas en la AUH. Sin embargo, abundaron las críticas para con este plan ya que le otorgan un derecho a aquellos trabajadores “informales”, una figura  jurídica ilegal; esto también genera lo que él denomino  una “trampa de la informalidad”, o sea, provoca que los trabajadores se mantengan como desocupados o bien busquen empleos manteniendo su condición de informalidad para no perder el beneficio.

Las conclusiones a las que llegó fueron que la AUH, como los otros programas de transferencias monetarias condicionadas (TMC), se enmarca dentro de un paternalismo estatal y cuyo fin es el control social en la orientación de las conductas privadas de las personas. Esto se da mediante la imposición de condicionalidades punitivas que no encuentras justificaciones técnicas e imponen objetivos políticos para transferir las responsabilidades a los beneficiarios.

En esta charla se dejaron conceptos que, seguramente, serán ampliados en el futuro. Además de haber aportado más ideas sobre un tema que desde su instauración dio de que hablar como la  Asignación Universales por Hijo.

 

Por Manuel Sánchez Grigioni

Revista Costados