Los países del Sur en acción: pasado y presente de una problemática que crece

La mesa  especial “Nuevas dinámicas de la Cooperación Sur-Sur” a cargo de Gladys Lechini, Anabella Busso y Miryam Colacrai, docentes de la U.N.R., desarrollaron la temática política y económica del hemisferio sur.

Gladys Lechini comenzó su parte de la exposición haciendo referencia a lo que fue en un principio la Cooperación Sur-Sur, destinada a las cuestiones económicas y de desarrollo. Así como el gran problema al cual se enfrentaron: cómo determinar de manera precisa qué es el Sur. Se tomó al nivel de vulnerabilidad de los países como elemento para definirlos, es decir, a la incapacidad de establecer sus propias reglas de juego en el escenario global. Esta es una de las razones por las cuales habría que preguntarse si aquellos países emergentes que fueron considerados Sur siguen siéndolo hoy en día.

Lechini también mencionó que algunos estudiosos de China indican que su P.B.I. per capita corresponde a un país del Sur y que es por eso que el mismo se incluye dentro del grupo. “Esta misma China está mostrando un cambio en la correlación de fuerzas tanto al nivel del sistema internacional como a nivel del interior de los estados que tienen Nortes y Sures al mismo tiempo”, planteó Lechini.

Anabella Busso desarrolló el tipo de cooperación que Estados Unidosrealiza para con los países de América Latina y el Caribe, a la cual ella considera más como una política exterior que como una cooperación. Los intereses norteamericanos se posicionan por encima de los de los países beneficiados. Por último, Busso señaló el rol activo que el sector privado ha estado teniendo en la cooperación norteamericana, es decir, diversas empresas privadas se han instalado en los países Sur para contribuir al desarrollo.

Fue Miryam Colacrai la encargada de terminar la charla, quien expuso que los países de renta media son determinados por su P.B.I. y que las “cifras en realidad no responden a las verdaderas circunstancias sociales, económicas, culturales, educativas que enfrentan cada uno de estos países”. También agregó que en Ecuador expresa en la propia Constitución Nacional que no se debe hablar de desarrollo y sí de buen vivir, no sólo en relación al crecimiento económico, también haciendo referencia a vivir en armonía con la naturaleza y con los pueblos originarios.