Las aulas llenas de futuro

Comenzaron los cursos de introducción académica 2018 para los ingresantes de las 4 licenciaturas y el profesorado de nuestra casa de estudios. Conversamos con los estudiantes sobre sus primeros pasos en la Facultad, pasen y vean a nuestros nuevos estudiantes.

Pasillos llenos y una enorme cantidad de nuevos estudiantes llenando aulas, docentes preparando notebooks y proyectores, y el sol de febrero, son una constante de los cursillos de ingresos. Sin embargo, la verdadera historia está en las cabezas de cada uno de los ingresantes. Cada persona es un mundo de expectativas y nuevas experiencias por concretar. Describir este momento tan importante de la vida universitaria, implica conocer historias de vida con proyección a seguir creciendo .

Algunos tranquilos y otros más nerviosos, tímidos y desinhibidos, muchas personalidades distintas comparten un mismo salón. Sin embargo, las ansias representan un buen denominador común. Después del primer corte de clase, Joaquín, uno de los ingresantes, tiene ganas de más: “me siento bien, estoy esperando a entrar al cursillo de nuevo”, contó al respecto.

Los cursillos reúnen una gran cantidad de personas de diversas trayectorias y distintos caminos recorridos. Muchos ingresantes por primera vez recién salidos de la secundaria, otros ingresantes por primera vez pero a los 29 años. Personas que trabajan y estudian a la par, personas que deciden enfocarse en los estudios. Personas con experiencia en cursos u otras carreras universitarias, y personas que la transitan por primera vez.

Sobre lo que espera en este cursillo, Caterina, busca “aprender cómo es la facultad y conocer personas”. Además de socializar entre compañeros otro punto en común entre los ingresantes en esta cuestión es “aprender cosas nuevas” y “conocer otros puntos de vista y ampliar los conocimientos”.

Muchos ya de a grupos, varios amigos de la escuela que eligen la misma carrera, algunos que compartirán este cursillo común a todas las carreras de la facultad y luego seguirán sus propias licenciaturas o profesorado, e incluso hasta familiares que coinciden en la elección, como Uriel y Nicolás que son primos: “ya conoces a alguien y después tener que ir a conocer a los demás. Es una ayuda para la parte del estudio”, opinaron al respecto. No obstante, el conocer o no conocer de entrada a alguien es, para muchos, indistinto. Para Yamila “estar solo o no, no es un factor determinante. Eso después se va haciendo”.

Este año el ingreso superó los 1200 inscriptos, repartidos en 6 comisiones, 3 tres a la mañana y 3 tres a la tarde. El curso tendrá una duración de 4 semanas y se dictará lunes, miércoles y viernes.

Desde la facultad, les deseamos lo mejor en esta etapa inicial y le damos la bienvenida la Universidad Pública, gratuita y de calidad.