Frente a los sucesos de público conocimiento acaecidos en los últimos días en distintas provincias de nuestro país nuestra Facultad manifiesta que desde la recuperación de la Democracia, el camino de la construcción en las diversas instituciones  se ha ido recorriendo de manera lenta y dificultosa pero sostenida, y que en este aniversario los ciudadanos de nuestro país merecen recuperar la paz que tantos esfuerzos ha demandado.

El modo de reclamar y hacer valer nuestras necesidades y derechos sólo puede tener una forma pacífica y nunca puede legitimarse el ejercicio de la violencia ni la amenaza extorsiva  de los hombres y mujeres que han asumido el compromiso de custodiar el orden público y la integridad física de todos los habitantes.

El aprovechamiento de las circunstancias por parte de grupos minoritarios para efectuar o alentar que otros efectúen actos de vandalismo contra la vida de las personas y la propiedad, debe ser profundamente rechazado por constituir prácticas intolerables en una sociedad democrática.

Estos hechos demuestran la imperiosa necesidad de que las fuerzas políticas democráticas de todo signo, pacten en el territorio, para realizar una reforma y democratización profunda de las instituciones policiales como condición indispensable para proporcionar una seguridad democrática para los ciudadanos de nuestro país.