Correa en la Universidad: relaciones de poder, integración regional y mensajes para la juventud

El expresidente de Ecuador fue distinguido con el título de Doctor Honoris Causa. La entrega se realizó el martes en el Espacio Cultural Universitario de calle San Martín donde brindó una clase magistral sobre poder, gobierno y economía en América Latina. Ayer miércoles, también realizó un Acto público en la explanada de nuestra Facultad. En ambas oportunidades interpeló a los jóvenes.

Rafael Correa tuvo una agenda cargada en su paso por la ciudad, la Universidad Pública y las instituciones cercanas a la misma. Su presencia en Rosario fue rápidamente mediatizada y puesta en agenda. En sus diálogos con la prensa fue consultado irrepetiblemente por el contexto latinoamericano; sobre otros mandatarios presidenciales; neoliberalismo; su relación con el actual presidente de Ecuador, Lenin Moreno; también habló de los logros de su gestión y de lo que le faltó; habló de los medios de comunicación y de la “judicialización de la política”. Sobre estas cuestiones hicieron eco las diferentes coberturas periodísticas a lo largo de los últimos dos días.

El pasado martes, Correa recibió en el Espacio Cultural Universitario (ECU) el título Doctor Honoris Causa de manos del Decano de nuestra Facultad, Franco Bartolacci; el Rector de la Universidad, Héctor Floriani y el Director del Instituto de Cooperación Latinoamericana, Pedro Romero. Bartolacci, quien ofició de padrino de esta distinción, fue el encargado de darle la bienvenida a Rosario y a la Universidad Pública de parte de toda la comunidad académica. También, enumeró los motivos por lo cuáles se hacía entrega de este Honoris Causa y manifestó un enorme orgullo de ser el encargado de otorgarlo justo en el año del centenario de la reforma universitaria en Argentina.

Finalizada la entrega, Correa dictó una clase magistral en la que realizó un análisis de las relaciones de poder en América Latina, con un tinte histórico, remontándose hasta 250 años atrás, y muy economicista, fiel a sus estudios académicos.

En el inicio de su disertación, el expresidente se preguntó por qué América se desarrolló hacia el norte y no hacia el sur. Para Correa “las respuestas son muy complejas, pero sin duda, alguna de esas respuesta es la igualdad de oportunidades que hubo en América del Norte”. Explicó que aquella igualdad de oportunidades fue solo para los blancos, y tras referirse al exterminio de indios, la esclavitud de los negros y repasar los años hasta llegar a una “al menos formal” igualdad de derechos, concluyó:

“una basta mayoría de la población norteamericana tuvo razonablemente igualdad de oportunidades lo que a su vez significa ausencia de dominación, lo contrario ocurrió en América Latina dominada por reducidas elites que excluyeron de los beneficios del progreso a las grandes mayorías y en el siglo XXI aún son incapaces de comprender que los derechos fundamentales son para todos”.

En su discurso parafraseo al economista John Kenneth Galbraith para decir: “aquel economista que no analiza cuestiones de poder es un completo inútil”. Según Correa “América Latina es en promedio la clase media mundial pero también es la región más desigual del planeta, la pobreza en ella es fruto de la inequidad y esta a su vez consecuencia de las perversas relaciones de poder donde pocos dominan mucho y en algunos casos dominan todo”. Interpelando a los jóvenes presentes de un auditorio repleto de estudiantes, periodistas, funcionarios, autoridades y hasta Madres de Plaza de Mayo, explicó: “El desarrollo queridos jóvenes es básicamente el problema político, se requiere de un cambio en las relaciones de poder en nuestras sociedades para tener verdaderamente igualdad de oportunidades y prosperidad para todos”

Ese desarrollo sobre el que hizo énfasis, está estrictamente relacionado a lo que se refirió como los “desafíos del conocimiento”. Para el ecuatoriano “es claro que para el progreso de las naciones el talento humano, la ciencia, la tecnología y la innovación como generadores de capacidad y riqueza son también fundamentales”. En línea con esto, sentenció:

“Con impresionante generación de conocimiento a nivel mundial, los países que no generemos esos conocimientos seremos cada día más ignorantes en términos relativos y más dependientes de lo que producen otros”.

Para Rafael Correa, Latinoamérica debe ser la principal crítica de sí misma. “En América Latina falta mucho para aprender a trabajar en equipo. Cada uno quiere ser capitán y ninguno marinero”, señaló. Agregando: “Nadie puede negar a través de la historia los mecanismos de explotación que han existido, me lo pueden decir a mí que soy testigo privilegiado de aquello. Pero para resolver nuestros problemas debemos aceptar que los únicos culpables de nuestra situación somos nosotros mismos”. Posteriormente definió el orden mundial como injusto, inmoral y orientado a servir a los intereses de los más poderosos. Para el disertante “si verdaderamente queremos el desarrollo de toda la humanidad se necesita un nuevo modelo de gestión del conocimiento. Además no se necesita caridad sino justicia”. El mundo, dijo Correa para cerrar la idea, “necesita más paraísos de conocimiento y menos paraísos fiscales”.

Llegando al fin de su análisis se mencionó a favor de la integración de toda América Látina como la mejor forma de “liberarnos del imperio del capital”. Se refirió a salarios mínimos regionales para impedir la competencia entre los países de dicha área que, para el político, van en favor del capital trasnacional. Señaló las potencialidades de la UNASUR y llamó a la conformación de bloques. Para Correa “el mundo del futuro será un mundo de bloques” e indicó al respecto:

“la patria grande, como llamamos a nuestra América Latina unida, esa patria grande, tal vez sea la única manera de alcanzar nuestra segunda y definitiva independencia”.

En el día de ayer, miércoles, “Mashi Rafael” como es a veces nombrado el expresidente Correa por utilizar dicha palabra en sus redes sociales que significa “compañero” en Qechua, se presentó en un acto público organizado por el Decano de nuestra Facultad. Desde la explanada del edificio, con música y ante una multitud, Bartolacci dirigió unas palabras al público y presentó a Rafael Correa “en la Siberia”. El invitado se dirigió a la comunidad desde su trayectoria académica:

“Ustedes saben que antes de ser ministro y presidente fui profesor universitario, toda mi vida, y regresar a la academia para mi es algo muy especial”, dijo Correa, entre sus primeras palabras del acto público. A continuación realizó una síntesis de lo puesto en diálogo durante su paso por la ciudad y la Universidad: acuerdos entre burocracias; gobiernos progresistas y neoliberales; gobiernos de izquierda y derecha; actualidad y su respectiva comparación con los gobiernos antecesores; corrupción; derechos humanos y conquistas sociales, entre otros.

En esta oportunidad el expresidente manifestó que es preciso no tenerle miedo a la política y que es una obligación entrar en ella y dignificarla, siendo preciso involucrarse no solo con buena voluntad sino con capacidad. Como reiteradas veces a través de los diferentes discursos que ha dado Correa en estos días, se dirigió nuevamente a los jóvenes y a los estudiantes:

“No le tengan miedo a la excelencia, ténganle miedo a la mediocridad, huyan de la mediocridad como de la peste, siempre sean devotos de la excelencia, pero no es suficiente. Excelencia con responsabilidad social, ciencia con conciencia, razón con corazón y no se me preparen para ocupar un puestito en la sociedad, prepárense para transformar esa sociedad, porque pese al avance todavía tenemos una sociedad terriblemente injusta, confiamos en ustedes queridos jóvenes”.

 

El evento también estuvo cargado de música y energía, y el propio Rafael se animó a cantar para la multitud temas de Fito y Charly. El público acompañó con palmas y cantos y los videos se viralizaron rápidamente por las redes sociales hablando de #CorreaenFcpolit #CorreaUNR o #CorreaenRosario. Además, usuarios de Facebook procedentes de Ecuador, Estados Unidos y otras partes del mundo pudieron seguir la transmisión en vivo desde nuestras cuentas oficiales.