Reconociendo el esfuerzo académico

Andrés Álvarez, María Laura García Roko, Ariel Ocantos, Camila Tártara y Renzo Tiberi, fueron distinguidos por la Universidad como mejores promedios 2018 de nuestras Licenciaturas. Desde la Facultad los entrevistamos para conocer sobre sus experiencias, anécdotas y reflexiones al respecto de sus carreras y la Fcpolit.

Los y las mejores promedios tienen recuerdos diferentes del paso por su carrera, no solo por la diferencia del trayecto, también difieren con respecto a cuál es el mejor lugar de la Facultad. Tienen historias distintas y vivieron y viven experiencias particulares, sin embargo, guardan en común un gran sentido de pertenencia hacia su Facultad de la mano de un fuerte compromiso con la Universidad y la Educación Pública.

De diferentes carreras pero todos y todas arriba del 9, los mayores promedios se animaron a responder preguntas y esto fue de lo que nos enteramos.

Andrés Álvarez, mejor promedio de Ciencia Política

Con recorrido en el mundo de la consultoría y en particular en el de las encuestas recuerda con mucho cariño los primeros años: “me encantaba quedarme en el bar después de cursar tomando algo con mis compañeres”. El bar es su lugar favorito de toda la Facultad y le trae muchas charlas a la memoria.

De todas las materias de la carrera la que más lo marcaron fueron las de sociología. “Teoría Sociológica que, por ser la primera, me hizo cambiar la forma de ver el mundo”, define jugándosela por una.

Hace varios años, Andrés participa del Centro de Investigaciones y Estudios del Trabajo de la Facultad, ha sido ayudante alumno y hoy es docente adscripto.

“Creo que la política es la forma fundamental para transformar el mundo. Por eso creo que esta carrera implica hacerse cargo de ese desafío y estudiarla con el compromiso social que eso supone”

Camila Tártara, mejor promedio de Comunicación Social

Una vez, en un examen final de Comunicación Estratégica, tuvo que proponer una actividad que demostrara que habían internalizado ciertos conceptos. Con su grupo –porque habla en plural- lo resolvieron haciendo saltar en una bolsa de papa a la profesora de una punta del salón a la otra. “No solo pasamos un momento excelente, sino que a la profe le gustó y ¡aprobamos!”, recordó Camila.

Aparentemente imborrable de los recuerdos de nuestros graduados, su lugar favorito de la Fcpolit es el aula 103, donde dice haber pasado desde ingresos y teóricos multitudinarios hasta exámenes finales y fiestas. “Mi segundo lugar preferido es el estudio de radio que fue cambiando de espacio físico pero los nervios antes de entrar a grabar siempre eran los mismos”, remató.

La materia que más la marco fue Pensamiento Sociopolítico II porque sostiene que con ella cambió de forma radical el modo de entender la sociedad y la política y se volvió más consciente y empática. Con respecto a su experiencia laboral, a través de la Facultad pudo realizar una pasantía en General Motors Mercosur. Hoy está en el área de comunicación interna de La Segunda Seguros, lugar a donde entró mientras elaboraba su tesina de grado.

“Estudiar comunicación es comprender el poder transformador de las conversaciones (¡y también que te la vas a pasar explicándole a tus conocidos en que consiste tu trabajo!)”

María Laura García Roko, mejor promedio de Relaciones Internacionales

María Laura está en el exterior. Su mamá nos envía su contacto por WhatsApp: “Lala Australia”. Hace 8 meses, María Laura se desempeña en Sidney como asistente ejecutiva del CEO de una empresa constructora. Su primera experiencia laboral fue años atrás en una ONG en Líbano, donde vivió 6 meses, pero para ella su experiencia más relevante fue gracias a la Facultad. Formó parte de la primeras prácticas preprofesionales de la carrera y eso la llevó a trabajar en la oficina de Ciudades Educadoras de la Delegación para América Latina dentro de la Dirección de RRIII de la Municipalidad de Rosario, lugar donde luego quedó full time y estuvo por 3 años y medio.

La materia que más la marcó fue “Política I”, porque “fue la primera materia compleja de estudiar” y por “la conexión con el mundo académico”. Resulta que terminó siendo ayudante de la misma y hasta el día de hoy sigue el contacto con los docentes vía redes sociales.

Recuerda el primer año, el aula 103 y a su grupo de amigos, en especial a una amiga que siempre llegaba antes de horario para reservarle bancos a todos ellos. Su lugar favorito de toda la Facultad siempre fue el bar sobre todo antes de que cambiara de ubicación ya que ello le recuerda los inicios del cursado. Sin embargo el principal motivo es que María Laura prefiere el ruido para estudiar.

“Estudiar Relaciones Internacionales es elegir tu propia aventura dentro de las tantas profesiones como internacionalista, es conectarse con el mundo desde una perspectiva mucho más amplia y contribuir a la gestión o investigación de la realidad internacional”.

 

Ariel Ocantos, mejor promedio de Relaciones Internacionales

La categoría no está repetida, al igual que María Laura, Ariel obtuvo el mismo promedio. 2 años atrás ingresaba a rendir su última materia. La preparó y estudió muchísimo. Y recuerda qué la rindió con la titular, cómo fue que le pidió que se detenga después de contestar dos o tres preguntas y lo gratificante que fue cuando le entrego la libreta diciéndole “ahora a enfocarse en la tesina”.

Siente un gran atractivo por el segundo piso de la Facultad, en especial por el punto de unión de ambas alas, y define a la terraza como “la mejor vista al Paraná que haya visto”. En su paso por la carrera las materias que más lo marcaron fueron “Integración y Cooperación Latinoamericana” y el Seminario “Extensión, Ciudadanía y Voluntariado Social”.

Tuvo sus primeras experiencias en el mundo laboral con una pasantía en la Dirección de Viviendas de la Provincia y otra en el Distrito Sur de la Municipalidad en el Área de Transito. Gracias a las prácticas preprofesionales de la Licenciatura llegó a desempeñarse en la Secretaría de RRII de la Facultad de Ciencias Agrarias en Zavalla. Hoy es docente y Becario del Conicet haciendo el Doctorado en Ciencias Sociales de la UBA.

“Estudiar Relaciones Internacionales implica entender cómo funciona el mundo, el sistema internacional en sus múltiples dimensiones y complejidades. No solo para realizar diagnósticos (que son necesarios) sino para aportar herramientas para romper el status quo y aspirar a un mundo que sea más vivible, más inclusivo y más igualitario”.

Renzo Tiberi, mejor promedio de Trabajo Social

“Paulo Freire es un autor que me determinó mucho en mi formación, me permitió pegar un salto y romper ciertas lógicas de como pensaba la educación y la formación. Para mí fue un antes y un después”, recuerda Renzo que se encontró con esas lecturas por primera vez en “Estrategias para el Aprendizaje Social”, la materia que más lo marcó de la carrera. “Fue de las primeras veces, aunque parezca raro, estando en tercer año, que me compre un libro de una temática así”, contó para cerrar la idea.

Uno de los momentos que más atesora fue el de cuando se recibió y el poder compartirlo junto a quienes lo acompañaron durante todo ese camino. Su lugar favorito de toda la Facultad definitivamente es el hall de ingreso, lugar característico de las agrupaciones estudiantiles. Renzo se reconoce como militante y al respecto expresó: “la militancia para mi significó un antes y un después, tanto en lo personal como en la formación misma. Estoy convencido de que tomar un compromiso político de la mano con la carrera es fundamental y más en estos tiempos”.

Realizó sus primeras experiencias laborales con las prácticas profesionales de la carrera en el Hospital Carrasco. Participó en dos cátedras como ayudante alumno: en “Trabajo Social I” y en “Sociología I” y continúa colaborando en ambas, en la primera como adscripto. Actualmente trabaja en la revista de la Facultad “Cátedra Paralela”.

“Estudiar trabajo social seria sumarse a un proceso de formación que es colectivo, que es muy transformador para uno para una y que implica comprometerse ética y políticamente para transformar la realidad en la que vivimos”