La nueva Marca País bajo la mirada de los docentes de gráfica

Con el objetivo de optimizar la imagen de nuestro país, el gobierno nacional lanzó la nueva Marca País. Desde la Secretaría de Comunicación y Medios entrevistamos a 5 docentes de nuestra casa de estudios para saber qué opinaban acerca de ella, su representación y su construcción. Conocé sus opiniones y críticas, los pro y los contra de la nueva Marca Argentina.

Nueva Marca País

La Marca país, es una estrategia de imagen a nivel nación que trata de englobar todo lo que es gestión, turismo y posicionamiento ante el mundo. Bajo esta definición, el gobierno nacional, junto al Ministerio de Turismo relanzó su marca país, apostando por una imagen sencilla, básica y bicolor, en blanco y celeste.

La nueva marca-país, fue realizada por la consultora de estrategia y de marca especializada en el sector del branding FutureBrand. Presenta un círculo celeste como la representación del globo terráqueo, en el que se sitúa la letra ‘A’ de Argentina, con el objetivo de marcar la ubicación del país en el mundo. La tipografía utilizada es Gotham Rounded, de la misma familia tipográfica que se utiliza para la identificación de la Presidencia de la Nación.

Reunimos 5 opiniones de docentes de las cátedras de Comunicación Visual Gráfica I y II, para tener una mirada crítica acerca de este cambio. 

Carina Menéndez, Diseñadora Gráfica, Docente JTP de la Cátedra Visual Gráfica I explicó: “En lo personal creo que el signo principal no es impactante: la A de Argentina, la ubicación de Argentina mediante la posición de la A, un sur diminuto y débil, los colores nacionales. O sea, el diseño cumple pero no enamora. Como dicen algunos colegas “podría ser de cualquier otro rubro”, pero no, es la marca país que representa a  Argentina.”

Por su lado, Viviana Marchetti, Docente Títular de la Cátedra Comunicación Visual Gŕafica I comentó: “Argentina ya tenía un símbolo de marca, estilísticamente dinámico y diverso (líneas onduladas, con diversos colores que remiten a la bandera). Un isologotipo legible, pregnante, con capacidad emblemática y semántica. Este nuevo significante que propone el actual gobierno (con un círculo cyan que actúa como fondo y una letra A ) no logra sintetizar una buena marca país a mi entender porque no es potente, no me cuenta una historia, no tiene presencia. Me gustaría que la marca de mi país me emocione, y no es este el caso. 

 

“El logo anterior estaba ranqueado en los primeros lugares de medios especializados en lo que es la construcción de marcas; por los valores que trasmitía, los conceptos que encerraban, tanto en su cuestión como marca y desde el punto de vista estético. Creo que no sucede lo mismo en el que se ha planteado ahora, me parece que no trasmite demasiado, que es estático y desde el punto de vista estético tampoco es demasiado agradable, no es creativo, no tiene demasiado nuevo para mostrar, todo lo contrario”. Analía Provensal, docente JTP de Gráfica I.

 

Agustina Bergmann, Lic. en Comunicación Social y docente de la cátedra de Gráfica II, comentó que hace poco tuvo un debate en grupo de comunicadores. “Todos coincidimos en que lo veíamos muy pobre, demasiado minimalista. A primera vista no trasmite valores, no presenta una identidad clara, y quizás jugando con el fondo de paisajes puede llegar a funcionar a nivel estético, pero incluso no comunica demasiado. A simple vista no trasmite nada, pero vamos a ver cómo funciona y cómo se aplica a los diferentes espacios”.

 

Ezequiel Viceconte, Lic. en Comunicación Social, JTP en la cátedra Gráfica I opinó qué “lo que tenemos que ver es la eficacia simbólica de esa marca, la manera en cómo se aplica en los distintos contextos. No me arriesgo a decir si va a funcionar o no. En el nivel formal y estilístico es una marca país muy pobre, que no se diferencia de lo demás y que tampoco está representando simbólicamente la identidad y los valores que tiene que trasmitir una marca país. No está mal, pero tampoco es una de las mejores.